Translate

domingo, 22 de septiembre de 2013

10°- UNA FLOR ROJA...

        Después de meses de trabajo..., de armar de a poco los "Blogs Hermanos", completándolos con la afluencia de 'transmisiones', he sentido que se ha acabado... Al menos, una etapa se acabó... Lo que será en el futuro..., no lo sé...
        Los "Blogs Hermanos", que terminaron siendo 9, fueron surgiendo uno a uno, en el fluir del día a día, momento a momento. Todo comenzó con un sentir en el corazón, en el pecho... Todo confluye ahora en este instante... Siento que un manantial de 'algo interno' fue establecido. Me siento honrado por haber formado parte de esto...

        He sentido "sellar" algunos de los Blogs Hermanos con música, por que siento que lo más importante está más allá de las palabras..., y la música es tal vez un lenguaje más universal y cercano al corazón, (cuando se trata de música verdaderamente 'inspirada'..., claro está...)
        En este Blog, sobre Meditación, el 'sello' será una narración inspirada y escrita por el mismo Krishnamurti, en su: "DIARIO 1".



 


           “Hay una flor roja que se destaca entre el follaje de color verde oscuro, y uno sólo ve eso desde la galería. Están los cerros, la roja arena de los lechos secos, la enorme higuera de Bengala y los numerosos tamarindos, pero uno solo ve esa flor; es tan vistosa, tan plena de color, que no existe otro color; los retazos de cielo azul, las nubes ardiendo en luz, los cerros violeta, el rico verde de los campos de arroz, todo se desvanece y sólo queda el asombroso color de esa flor. Llena todo el cielo y el valle; pronto habrá de marchitarse y desaparecer; se acabará mientras que los cerros perdurarán… Pero en la mañana ella era la eternidad; más allá del tiempo y del pensamiento; contenía en sí todo el amor y la felicidad; no había en ello sentimentalismo ni romanticismo absurdo, ni era un símbolo de alguna otra cosa. La flor estaba ella misma destinada a morir en el atardecer, pero contenía toda la vida. No era algo sobre lo cual pudiera razonarse ni era tampoco algo irracional, alguna fantasía romántica; era tan real como aquellos cerros y aquellas voces… llamándose las unas a las otras. Era la completa meditación de la vida, y la ilusión solo existe cuando cesa el impacto del hecho. Esa nube tan llena de luz es una realidad cuya belleza no hace poderoso impacto sobre una mente que se ha embotado y se ha vuelto insensible por la influencia, el hábito y la interminable búsqueda de seguridad. La seguridad en la fama, en las relaciones, en el conocimiento, destruye la sensibilidad y allí se asienta el deterioro. Esa flor, aquellos cerros y el agitado mar azul son los retos de la vida, como si fueran bombas nucleares, y solo la mente sensible puede responder a esos retos de manera total; sólo una respuesta total no deja tras de sí las huellas del conflicto, y el conflicto indica una respuesta parcial.


            Los llamados santos y sannyasis han contribuido al embotamiento de la mente y a la destrucción de la sensibilidad. Todos los hábitos, la repetición, los rituales reforzados por las creencias y los dogmas, por las respuestas de los sentidos, pueden ser perfeccionados y lo son, pero la lúcida percepción alerta, la sensibilidad, es un asunto muy distinto. La sensibilidad es absolutamente esencial para mirar profundamente en lo interno; este movimiento de penetrar en lo interno no es una reacción (oposición) a lo externo; lo externo y lo interno son un solo movimiento, no están separados. La división de ese movimiento como ‘lo interno’ y ‘lo externo’ engendra insensibilidad. Penetrar en lo interno es el fluir natural de lo externo; el movimiento de lo interno tiene su propia acción que se expresa exteriormente, pero esa no es una reacción a lo externo. La lúcida percepción alerta de este movimiento es sensibilidad.”









jueves, 19 de septiembre de 2013

9°- ¿MEDITACIÓN O ALINEACIÓN…?


            Las palabras “meditación” y “alineación” o “sintonización” suelen emplearse indistintamente, y aunque para los fines de la comunicación práctica esos términos pueden servir por igual, no significan lo mismo en realidad; y quien profundiza debe considerar de emplearlos correctamente para dar a la Meditación el lugar que le corresponde, ya que por largo tiempo el ser humano destronó a la meditación de su sagrado significado, al emplear vulgarmente la palabra. Lo mismo ha pasado con tantas otras palabras con profundo y sagrado significado que han sido desvirtuadas, como por ejemplo con la palabra “amor”, y tantas otras…

            ALINEACIÓN es “sintonización” con determinada fuente interna (plano, región, dimensión, o mundo interno); es la preparación armonizada de la región de la personalidad humana para contactar e integrar energéticamente algún aspecto superior o interno.

La ALINEACIÓN pone en sintonía a la región inferior de la personalidad con la región superior en algún área. Habitualmente se nombra a “lo superior” con el nombre genérico de “Yo Superior”, pero en realidad existen muchas moradas internas o superiores. No vamos aquí a colocar “nombres” a esas regiones o aspectos de “lo superior” por que cada escuela o corriente de enseñanza tiene sus propios nombres, y lo que nos interesa ahora es la esencia o significado esencial, no los nombres.

            Queda claro entonces que en la ALINEACIÓN el estudiante se prepara para sintonizar con algún aspecto superior o íntimo de Si Mismo, y para esto puede utilizar técnicas o métodos diversos (posiciones adecuadas del cuerpo, respiraciones especiales, visualizaciones, mantralizaciones, etc.)

            MEDITACIÓN, en cambio, es simplemente sensibilidad con la UNIDAD DE LA VIDA.

            La Meditación nace espontáneamente, no puede ser forzada ni buscada, por que el mismo hecho de “buscar” implica “ruido” a nivel interno, y la Meditación es “Silencio”, es decir, un estado natural de ‘quietud sagrada’; es una paz en la unidad que fluye como manantial, sin esfuerzos o “ruidos mentales”.

            Según lo dicho, considero que lo que se puede practicar como sistema o método es la alineación o sintonización, mientras que la meditación simplemente “nace”…, ‘ocurre’…, no puede ser creada por el esfuerzo.

            Pero la meditación que nace por sí misma no llega tampoco por que “la trae el viento” como por arte de ‘magia’…, sino que deben existir bases internas en el estudiante que hagan posible que la MEDITACIÓN ocurra, florezca. Esas “bases internas” son los ‘cimientos álmicos’ que se traen desde más allá de la presente vida. Es por este motivo que todos los verdaderos instructores y guías a lo largo de la historia del hombre han señalado la importancia del entrenamiento de la mente (Gñana, Raja Yoga, filosofía, etc.) como claras bases de un avance interno, lo cual estaría sentando las bases sólidas para la MEDITACIÓN, entendida como “sintonización espontanea con la Unidad”. Es decir que no podemos crear la meditación, pero sí sentar las bases para que esta nazca cuando encuentre “el terreno maduro y propicio”…

            Todo el período de entrenamiento y preparación de la mente, que para un alma ascendente puede durar muchas vidas…, es un período de construcción de “puentes” internos, que la Meditación precisará para florecer más adelante natural y espontáneamente. Sin esos “puentes internos” ya creados en base a prácticas de alineación y sintonizaciones, al estudio reflexivo, y al discernimiento, la Meditación espontanea no surgirá.

            Lo que ‘se practica’, por lo tanto, y en lo cual podemos disciplinarnos y perseverar, son los métodos o sistemas de ALINEACIÓN-SINTONIZACIÓN. Los hay muchos y cada estudiante deberá elegir lo que siente que le corresponde por necesidad interior. Pero la MEDITACIÓN no se practica, no se hace…, ocurre…

La MEDITACIÓN es el resultado de una larga siembra en la vida del alma del hombre, el cual cerca de la meta de la Unidad Trascendente, se encuentra con una Paz desconocida hasta entonces, a la cual simplemente se entrega en el fluir…

                                                                                                                   Alexis B.

           

lunes, 16 de septiembre de 2013

8°- UN MÉTODO SIMPLE DE ALINEACIÓN INTERIOR.


            Abracen la Paz que llega. Estén en armonía con todas las cosas, con todos los seres, con los animales, con las planteas, con los insectos, con Toda la Vida.
            Llegar a esa comunión íntima con todo es Paz en la Unidad, y esto por sí mismo es CONCIENCIA SOLAR.

            Ya hemos explicado lo que la Conciencia Solar es en variadas transmisiones anteriores (ver “Blogs Hermanos”), pero esta Conciencia debe ser vivenciada, adquirida; no basta con entender nuestras explicaciones. Es por ello que hoy somos portadores de un método de alineación interior que ayudará a muchos estudiantes a progresar en su camino de ascensión a la Dorada Conciencia Solar o Crística.

            Ya hemos hablado de MEDITACIÓN ESOTÉRICA, dando los conceptos básicos que deben ser bien incorporados y comprendidos para que los estudiantes no caigan en prácticas sin base conceptual acertada. Por eso dijimos que el primer paso a dar en lo que respecta a Meditación, es la investigación, el estudio y la resultante COMPRENSIÓN. Lo que ahora ofrecemos no será nuevo para algunos estudiantes, ya que es una forma de práctica que ya la Jerarquía ha aportado hace mucho tiempo a los discípulos que se encaminan a su despertar mental superior y búdico.

            El anclaje de energías de origen ‘átmico-cósmico’ en la Tierra encuentra un Canal de expresión y manifestación en el Colectivo humano preparado vibracionalmente, y esto es servicio a “GAIA”: La Consciencia Planetaria, y a la “TIERRA”, su cuerpo de manifestación material, el cual se está elevando poco a poco en vibración.

            Realizando este ejercicio estaréis ayudando a vuestro Ego Superior a crear un canal de sintonía vibracional firme con su contraparte material: la figura humana.

            Ocurre muchas veces que la Conciencia Solar ya presente en muchas almas humanas, se encuentra impedida de manifestarse en la materia por bloqueos de energías en la personalidad humana. Es por este motivo, y para desbloquear esos sectores internos, que la Jerarquía Espiritual ha ofrecido a la Humanidad especialmente en la última centuria, a través de distinguidos discípulos, variadas enseñanzas respecto del empleo de las “energías”. Estamos hablando de distintas formas de aplicación de las variadas energías pránicas universales, a las cuales muchos hay llamado REIKI, así como con tantos otros nombres según las técnicas y las especiales cualidades particulares de las energías canalizadas.

            Todas esas manifestaciones han sido inspiradas por la Jerarquía como ayuda para el desbloqueo material y psíquico de los humanos, de manera que fuesen capaces de vivir de la mejor manera el ascenso vibracional de sus vehículos y, eventualmente, dar un paso más en la elevación de la Conciencia.

            Todo lo que ha sido ofrecido a través de tantos contactados e inspirados, y comprobado como verdadero a través de la práctica, ha sido parte de un plan de despertar y elevación vibracional. Todo ha sido una PREPARACIÓN de la Humanidad para que pudiese acompañar a la “Gran Conciencia Planetaria”, GAIA”.  Y así…, una buena parte de la Humanidad, formando parte de GAIA en su cuerpo colectivo de conciencias, pudo ya dar un gran paso hacia lo que muchos han llamado: “a 5° dimensión”, pero que es en realidad un cambio de consciencia de la vida materialista dominada por el deseo obediente a la ilusión de la separatividad, a una consciencia de unidad, de hermandad con todas las cosas, y de Paz.

            Es la conciencia la que “pasa de grado”, la que se ‘gradúa’, o bien, se “inicia”, al dejar atrás un sendero de dolor e ilusión para comenzar a vivir a través de una esfera o región totalmente diferente, donde la armonía, la belleza y la unidad son los dones nuevos y a ‘profundizar’; ya que este es tan solo el inicio…

            Como dijimos, es la conciencia la que se eleva, por eso GAIA, la Conciencia Planetaria, ya ha podido subir un nivel; pero ‘la Tierra’, en su viaje de Purificación, todavía tiene mucho que transitar para que el Gran Proceso de Ascensión se complete en todo Su Cuerpo de manifestación.

            Esta breve explicación “ata” algunos ‘cabos sueltos’ y da señales para una mejor comprensión del GRAN PROCESO. Ya avanzaremos más con esto en otras transmisiones.

            Ahora vamos a indicar los pasos para que muchos estudiantes en vías de acoplarse vibracionalmente al colectivo de conciencias de GAIA, puedan hacerlo a la brevedad. El trabajo, que será diario, es el siguiente.

-       A la mañana, en ayunas si es posible, arrodillarse en el suelo, y mientras se inhala, levantar los brazos por los costados del cuerpo dibujando naturalmente un círculo hasta que ambas manos se encuentren en la parte superior.

-       Luego inclinarse hacia adelante mientras se exhala llegando a tocar el piso con las manos y la frente. Quedarse en esta posición, respirando normalmente durante unos instantes.

Esta posición es clásica, claro está, pero pocos conocen su significado esotérico real, el cual debe ser comprendido para que al efectuar la posición se produzca el mayor efecto vibracional en la conciencia del practicante.

Esta posición es de entrega y sometimiento del ego inferior, ya que el “doblar las rodillas” y postrarse esto simboliza. Además, la posición remueve obstáculos de conexión y enraizamiento en el ser humano porque los centros de la cabeza se ponen en contacto con la Tierra. El chakra frontal, al apoyarse en tierra, descarga energías innecesarias, y a la vez se conecta con el Espíritu apacible de GAIA, la Tierra como Conciencia, lo cual en sí mismo es renovador.

            Una posición similar en cuanto al contacto de los centros de la cabeza con la tierra (aunque de postración completa), sucede en las ordenaciones sacerdotales, y aunque el sentido que la Iglesia da a esa posición es diferente al explicado más arriba, el efecto restaurador que obtienen los ‘iniciados’ en virtud del contacto con la Tierra, ocurre igualmente, aunque los beneficiados puedan ignorar sus causas reales.

Así que, este ejercicio, que es el que hemos elegido para la preparación de los estudiantes del mundo por su simplicidad, será lo 1° a realizar en la mañana de cada día.

            En 2° lugar existe un ejercicio de visualización muy simple, y es el siguiente. Seguid los siguientes pasos, los cuales son ejemplos de visualizaciones creativas de Activación Solar.

            (Quien nunca realizó este tipo de sintonizaciones puede, al principio, seguir estos ejemplos tal cual son transcriptos aquí, pero con el tiempo es aconsejable dejar fluir la INSPIRACIÓN, ya que la Presencia Superior se encarga en cada caso en particular de modelar la sintonización según la necesidad energética del peregrino que medita.

Los pasos, formas y colores empleados en estas dos sintonizaciones pueden variar  si así el Ser Interno lo sugiere en forma de “Inspiración”, es por ello que el discípulo debe aprender a fluir permaneciendo en serena expectación interior.

Se podrá observar que no hablamos de "meditación", sino de "sintonización" o "alineación" al ofrecer estas prácticas. Las razones pueden encontrarse en el "Blog Hermano": LA MEDITACIÓN ESOTÉRICA.)

ACTIVACIÓN SOLAR  I


1-    Es aconsejable, antes de sentarse para sintonizar y alinearse, mover el cuerpo, aflojando articulaciones y elongando músculos. Mover suavemente la cabeza aflojando el cuello, mover brazos, piernas, aflojar caderas, etc. Esto es necesario, ya que las energías enquistadas forman nudos en diferentes zonas del cuerpo a nivel articular y muscular. Con unos minutos de movimientos es suficiente.

2-    Practicar 3 o 4 respiraciones purificadoras (respiraciones que consisten en inhalar y luego exhalar enérgicamente por la boca, con cortos y enérgicos soplidos).
3-    Acomodarse en una posición cómoda para la alineación con la columna derecha (loto, semiloto, egipcia, etc.) y realizar 5 respiraciones completas (como mínimo).
4-    Realizar una “conexión a tierra, visualizando una conexión energética entre la Tierra y la planta de los pies (esta es una de las formas de hacerlo; pero pueden utilizarse otras maneras según el conocimiento de cada cual)
5-    Visualizar o imaginar el huevo áurico (como un ovoide de luz) rodeando el cuerpo físico y activar durante unos minutos el Fuego violeta como una gran Llama que compenetra al huevo áurico. (Hasta aquí es la fase de preparación para lo que sigue)
6-    Aquí se sigue con la ACTIVACIÓN SOLAR que se detalla a continuación.
a-    Visualizas un Sol blanco-dorado encima de tu cabeza, a unos 80 cm de tu coronilla.
b-    Ves que desciende desde el Sol un tubo de luz blanca que penetra por tu coronilla y recorre y alinea toda la columna vertebral con la luz blanca.
c-    Ves que el Sol envía por dentro de ese tubo una brillante luz dorada que desciende directamente hasta tu centro cardíaco, a la altura del centro de tu pecho.
d-    Ves como a medida que el Sol superior envía la energía dorada, se va formando una esfera de luz dorada en tu pecho que crece cada vez más hasta superar los límites de tu cuerpo físico y de tu aura.
e-  Se ha formado así un sol en tu pecho, y con esta imagen realizas la siguiente afirmación (mentalmente o en voz alta):
"YO SOY ESTE SOL, ESTE SOL YO SOY"
       y quedas en silencio contemplativo unos instantes.


f-       Para finalizar pronuncias el “OM” (verbal o mentalmente) 3 veces. (optativo).
            Realiza esta meditación diariamente. El tiempo de práctica necesario para activar el Ka Solar en forma permanente varía de individuo a individuo. Se aconseja practicar durante varios meses diariamente como mínimo. Con el tiempo solo bastarán meditaciones de mantenimiento, más espaciadas, para mantener el Ka Divino en circulación permanente. Con la práctica, luego se entra en estado meditativo enseguida, con más facilidad y espontaneidad sin necesidad de los pasos previos o preparatorios).
            Después de un tiempo de practicar la sintonización descrita, cuando el estudiante “lo sienta”, podrá realizar la siguiente.
ACTIVACIÓN SOLAR  II
            Prepararse para la sintonización  con los pasos anteriores como se mostró en la ACTIVACIÓN SOLAR I. Luego proceder de la siguiente manera:
a-    Visualizas un Sol blanco-dorado radiante encima de tu cabeza.
b-    Ves que desciende desde ese Sol superior una esfera de luz dorada de unos 30 a 40 cm de diámetro y se detiene en tu pecho.
c-    Ves ahora que desciende desde el Sol una hermosa paloma blanca y se posa sobre tu cabeza. Ves que la paloma ha dejado una estela de luz blanca entre el Sol y tu cabeza.
d-      Ves que un doble de la paloma que está en tu cabeza se desprende y vuela descendiendo hasta tu corazón, (dejando a su paso una estela de luz blanca), y se ubica dentro de la esfera dorada de luz.
e-    Afirmas (verbal o mentalmente): “Yo soy un Centro de Paz”, y te quedas en silencio unos minutos.
f-     Luego prosigues la acción interna irradiando a la Tierra con los Dones recibidos. Esto lo puedes hacer de varias formas: una oración, una plegaria, mantralización y/o visualizar que miles de palomas salen volando desde tu corazón hacia las almas necesitadas de Luz, Paz y Amor alrededor del mundo.

            Para que un canal de energía de Paz se abra en ti, puedes practicar esta sintonización diariamente durante el tiempo que intuyas hacerlo.
            La ORACIÓN y la BUENAS OBRAS también abren canales de Paz Solar.
 

            Realizad estas prácticas a diario, y veréis frutos, además que estaréis limpiando el “canal” de servicio para beneficiar a todos los seres y al Planeta.

            La disciplina y la constancia será lo importante aquí.

            En Luz y Paz:
SOLES DEL SOL

sábado, 7 de septiembre de 2013

7°- Breve reseña acerca de la meditación


            El tema de la meditación ha sido muy polémico en las últimas décadas, y a la vez muy difundido. En la antigua India esta polémica no existía, ya que los yoguis entendían a la meditación de una sola manera: “concentración sostenida en un ‘punto’ u ‘objeto’ hasta alcanzar la unión con dicho ‘objeto’. Es decir que para los antiguos y legendarios yoguis, meditar era “fijar la mente” concentradamente, abstrayendo los sentidos físicos de toda distracción, hasta que la mente entrase en un estado especial que en idioma sánscrito ha sido llamado “samadhi”. El mismo es un estado de unidad, fusión, entre el meditador y el objeto sobre el cual se medita. (En cristianismo a ese estado se le llama “contemplación”).

            El objeto de meditación puede ser cualquiera, pero el más elevado a elección de los yoguis era “Dios”, como cada cual lo concibiese, la “Totalidad de la Vida”. Este era el “objeto” elegido. Es decir que al meditar en el “punto”, el yogui, con la práctica, buscaba fundirse en la Deidad, en el Todo.

            Con el advenimiento al mundo de Siddhartha Gautama, quien alcanzó el estado de “BUDA”, que significa “iluminación”, 600 años antes de la era cristiana, el concepto tradicional de meditación fue modificado radicalmente. Buda, en ese sentido produjo una revolución. Meditar ya no sería “concentración sostenida” hasta alcanzar la fusión con el objeto de meditación. A partir de Buda, meditar sería “estar consciente”. Este “estar consciente” podía practicarse con una simple técnica que es “prestar atención consciente a la respiración”. Además de esta técnica (la cual ni siquiera puede decirse que sea una técnica, porque respirar es algo totalmente natural), se agregó el “observar los pensamientos”, para cada vez que aparecen, dejarlos pasar, como si fuesen ‘aves’ que surcan el límpido ‘cielo’ de la mente. El desapego de los “objetos” (pensamientos) es parte del Budismo. La comprensión sobre la que se basa esta clase de meditación es que el hombre no necesita “concentrarse” esforzadamente para alcanzar la unión con Dios, el Todo, o como se le llame, porque el hombre ya es parte del TODO, solo que no lo percibe debido a su estado mental turbulento (kama-manas; mente unida al deseo).

            El ser humano se siente separado, pero no está separado. El sentimiento de separatividad proviene de la mente del hombre, apegada a las sensaciones de sus sentidos físicos sobre los objetos materiales, lo cual da idea de limitación, y esa idea condicionada por los sentidos y el sistema nervioso queda fijada fuertemente en la mente humana. A esto los yoguis llamaron “maya” (sánscrito).

            La mente así condicionada no es libre.

            La meditación, a partir de BUDA, trataría sobre la manera de liberar a la mente de los condicionamientos que la aprisionan, para que así pueda ver por sí misma su verdadero estado de Libertad, plenitud y Totalidad.

            Con Buda, la meditación ya no es empleo forzado de la mente (concentración), sino “observación” tranquila de los mecanismos de la mente, y desidentificación y desapego del estado mental de “pensamientos”.

            Buda fue revolucionario porque cambió la óptica de la meditación yógica que durante miles de años se efectuó en oriente. Pero este no fue el último paso, o “la solución” al tema de la meditación; porque el hombre tomó las enseñanzas del BUDA y las transformó en doctrina y dogma, naciendo así el “BUDISMO”. Con esto, el hombre destruyó el verdadero espíritu libre de las enseñanzas del Buda.

            Basta con observar y considerar que Siddhartha no pertenecía a ninguna religión o filosofía en particular en su búsqueda, ya que fue más allá de los convencionalismos religiosos de su época; estaba más allá de todo dogma o doctrina. Hoy los “budistas” pretenden alcanzar la iluminación ciñéndose a modelos y normas que fueron interpretaciones y creaciones de discípulos de un “iluminado histórico”, y lo que no comprenden es que ese no es el camino…

            La mente debe partir de “cero” para meditar, sin “ismos”, ni dogmas, ni reglas, ni modelos. El tremendo peso del pasado, con todo su peso de modelos, formas y estipulaciones, debe desaparecer por completo. La mente debe ser libre desde el principio. Consideramos que así lo entendió Buda, pero los que lo admiraron y veneraron convirtieron ‘su iluminación’ en dogma, regla, doctrina; y aunque haya quienes quieran negarlo, así es…

            Por lo tanto, Buda fue un hombre revolucionario por su autenticidad y originalidad. Pensó por sí mismo, y para poder hacerlo fue libre desde el inicio de su búsqueda de los condicionamientos sociales, nacionales y religiosos. Observó la naturaleza del VACÍO como la esencia primordial de todo lo que existe, y obtuvo el estado interior de liberación de la confusión y la ignorancia, que es lo que produce sufrimiento en el mundo. Su sendero en sí mismo es luz para la humanidad; pero señaló a los hombres a que transiten su propio camino, nunca dijo que lo sigan a  él… Pero quienes lo desoyeron crearon el “Budismo” y se convirtieron en “budistas”, opacando así la esencia de la verdadera luz de Buda, que está más allá de todas esas creaciones humanas.

            Debido a que el hombre tiene la virtud de oscurecer con sus ‘bien intencionadas’ acciones de ignorancia “las luces” que se encienden…, han tenido que llegar después de Buda otros Instructores, que señalaron y reavivaron lo que es la MEDITACIÓN. Un ejemplo de esto fue Krishnamurti, quien expresó el concepto de que MEDITACIÓN es salirse de todos los moldes, de todas las reglas, de todos los ideales y creencias. Meditación es LIBERTAD; y esta Libertad no es algo que aparece al final del camino de meditación, sino que debe estar desde el inicio, desde el comienzo de este camino; de otra manera, la MEDITACIÓN  no existe.

           

viernes, 6 de septiembre de 2013

6°- MEDITACIÓN: la trampa de la mente ilusionada


            No existen dos senderos iguales en cuanto al despertar de la MEDITACIÓN. Cada peregrino debe despertar a su manera. No existen reglas especificadas o fijas para tal despertar, ya que “no hay caminos”.

            La meditación es “ser” en armonía con el Todo; por lo tanto no hay caminos… A veces es empleada la palabra “sendero”, pero la idea de un “camino” o “sendero” es una faceta ilusoria en verdad, ya que da idea de “tiempo” para poder transitarlo y de “separación”, entre el caminante y su meta.

            En esencia, no existe el “tiempo”, solo el AHORA, que es eternidad; y no hay “separación” entre el caminante y su meta; nunca ha existido tal separación. Es solo el estado de ilusión en el cual la mente se encuentra el que da idea de “tiempo” y “separación”.

            Este tema podrá parecer paradójico, ya que hemos dicho que la meditación esotérica es un camino que lleva “muchas vidas”, y ahora decimos que “no hay camino” y que el “tiempo” no existe… Estas aparentes paradojas pueden reconciliarse si hay profundidad en la reflexión. Veamos:

            La mente ilusionada con la idea de “tiempo” vive en la fantasía de encontrar en “el futuro” algo que el “el presente” no tiene, y por eso ‘busca’ y ‘desea’… En ese estado, la mente está ansiosa, preocupada y esperanzada. Este es un estado de secreta y permanente disconformidad. El peregrino cree que esa inquietud e infelicidad terminará cuando encuentre “en el futuro” lo que busca; pero esa es justamente ‘la trampa de la ilusión del tiempo’.

            El estado de inquietud e infelicidad existe por el condicionamiento mental en cuanto al tiempo, lo cual llamamos “tiempo psicológico”, que no tiene que ver con el tiempo cronológico. El tiempo psicológico es una creación mental en la cual el sujeto divide al tiempo en “pasado, presente y futuro” condicionando su vida en torno a esa creencia. El “pensamiento” es ‘hijo’ de esta ilusión, ya que la gran mayoría de los pensamientos surgen de la “memoria” de un ‘pasado’ y de “proyecciones” de deseos hacia un ‘futuro’. TODO ESTO NO EXISTE en verdad. Lo que el hombre llama ‘pasado’ es solo memoria psicológica, y el ‘futuro’ es tan solo deseo proyectado, y todo eso ocurre en el AHORA, lo único existente.

            Este es un tema arduo. No estamos diciendo que la mente no pueda recordar o planear anticipadamente eventos…, sino que el hombre, al no conocerse a sí mismo, vive en la ilusión de una división del tiempo, que no existe más que en su mente. El AHORA es lo único verdadero, y desde ese AHORA pleno, comprendiéndolo y aceptándolo, sin divisiones, las facultades de la mente de recordar y planificar pueden ser utilizadas con inteligencia.

            Dijimos que la mente está presa del “tiempo psicológico”. Esto significa que a la mente no “le entra” en su entendimiento que todo lo que necesita en realidad es “nada”… Cree que solo la obtención de “cosas” la hará feliz y realizada. Esas “cosas” son objetos de deseo, sean estos de orden material, afectivo o espiritual…, da igual. El objeto de deseo es aquello que la mente busca, con la idea de que con la obtención de “eso” que busca encontrará la paz y la plenitud.

            El problema consiste en que esa “mente”, así ilusionada, no se percata que su estado de ‘deseo’, de ‘búsqueda’, es lo que produce su propia oscuridad, y lo que impide por lo tanto ver el AHORA.

La sensibilidad solo es posible en el ahora.
La Unidad solo es vivida en el ahora.
La Verdad existe en un único sitio: el Ahora.

            La mente no entiende que en el simple AHORA está la Verdad, y como no asimila esto, no puede verlo o comprenderlo, se inventa la idea de “tiempo” y proyecta “metas” para un sueño de realización, el cual en realidad, nunca llega…; por que la realización interior está en DARSE CUENTA de ese mecanismo de proyecciones. Al darse cuenta plenamente de esto, el mecanismo mental pierde su poder y el ser ‘cae en el ahora’, que es MEDITACIÓN.

            La trampa del tiempo psicológico es lo primero y último que debe ser comprendido para conocer lo que la meditación es; porque en el estado de ilusión mental muchas técnicas de meditación podrán ser practicadas, por años, y de nada servirán…, por que se están realizando a partir del estado mental confuso.

            La meditación real no comienza hasta que la mente no encuentra su “quietud natural”; es decir, que solo una mente que ya no está inquieta, neurótica, que desea, y que se proyecta en el tiempo imaginario, solo una mente que ya ha abandonado ese frenesí, puede estar naturalmente quieta, en silencio; y ese silencio natural, no forzado ni buscado, es MEDITACIÓN.

            La recién enunciada es parte de la verdad; la otra parte, que aparentemente es contraria a lo expresado, es que hacen falta “vidas” para que la meditación esotérica nazca y se desarrolle”. Esto es también cierto, porque en ese estado de confusión mental, un estado de deseo, búsqueda, e ilusión del tiempo en que la mente cae “embrujada” por los sentidos en el mundo material, el estudiante puede permanecer por vidas hasta que por maduración interna, vea y comprenda su estado interno de ignorancia.

            El estado mental de “maya” (maya significa “lo medible”), es decir, la mente atada a las formas y a la idea de tiempo en relación a la percepción sensorial, no desaparece enseguida…, porque el estado de ‘maya’, es un proceso de aprendizaje álmico por KARMA.

            El KARMA desaparece cuando la verdadera MEDITACIÓN llega, porque cuando la meditación llega el hombre se da cuenta de su SER en la Unidad, y de la ilusión del yo psicológico. Comprende y ve que él no es nada, solo VACÍO y PRESENCIA sin límites. Comprende LA UNIDAD DE TODO, y se vuelve sensible a esa Unidad.

            Con esta comprensión toda búsqueda desaparece, pero no el aprendizaje, que es permanente en la Unidad. La natural desaparición de toda búsqueda, después de haber “viajado mucho”…, es MEDITACIÓN.

            Por lo tanto, todas las técnicas de meditación que existen, o que vayan a existir…, así hayan sido o vayan a ser transmitidas por “iluminados”, no tienen sentido al ser tomadas y seguidas por mentes en estado de limitación y confusión. Lo primero es “ver” el propio estado de limitación, de confusión. Sin este VER las técnicas de poco o nada servirán… El primer paso es darse cuenta del juego de la mente, de “el gato y el ratón”…, de “el buscador y lo buscado”…, del deseo, la frustración, etc. Y de que todo ello es un estado psicológico confuso, ilusorio; darse cuenta de esto, verlo en la propia vida, es el comienzo de la MEDITACIÓN.

            Sin esto, sin esta visión, sin este conocimiento del ‘sí mismo’, la MEDITACIÓN no existe.

 


                El tema no se acaba aquí, por supuesto; es mucho más profundo y complejo, por que meditación es volverse consciente del propio mecanismo psicológico, con todos sus laberintos y ‘skandhas’ (tendencias, hábitos). Meditación es AUTOCONOCIMIENTO a todo nivel. No es para los ‘curiosos’, por que hay que entregar la vida en ello. La meditación no es ‘eso’ que se hace en algún momento diario…, es en todo momento, y durante toda la vida.

 

jueves, 5 de septiembre de 2013

5°- MEDITACIÓN y SENSIBILIDAD


           Se mueven energías doradas en el centro cardíaco de la humanidad.

           Esas energías provienen de centros solares diversos en el Universo Local de Nebadón, e ingresan a Monmatia (Sistema Solar) y al aura de Urantia afectando tanto a la humanidad intraterrestre como a la de superficie.

           El “ingrediente solar” es BUDDHI, pero según el centro cósmico desde donde ese ‘Buddhi’ proviene ingresa con una especial y particular cualidad vibratoria adicional.

           Cuando se habla de BUDDHI siempre se habla de CONCIENCIA SOLAR, CRÍSTICA (por que en esoterismo Sol, Cristo y Buddhi son sinónimos), pero en cada astro ese Buddhi tiene propiedades particulares, es de esto de lo que hablamos. Cada “Ser-Astro”, es decir, cada “Logos estelar” en el Universo se autodefine por su vibración crística, es decir, por su cualidad de vibración solar.

            En el Cosmos infinito, el reconocimiento entre los ‘grandes seres’ no es a través de rótulos, como sucede en vuestro mundo. Todos los seres se reconocen por su auténtica cualidad y calidez vibracional.

            En las esferas de vida solar, búdica, cada ser es conocido por su vibración, algo que el hombre en la Tierra aún debe aprender, ya que necesita de las palabras y los nombres para identificarse e identificar. Esto será así hasta que la SENSIBILIDAD despierte lo suficiente como para que la percepción sea capaz de “sentir” la vibración de cada cosa, de cada objeto, de cada ser… Esto, por supuesto, llegará con la evolución, pero los estudiantes ya pueden dar un paso en este sentido, aprendiendo el arte del “testeo vibracional”, como ya fue comentado en una anterior transmisión.



            La Meditación esotérica (nuestro tema principal), es aquel  proceso interno que conduce a la SENSIBILIDAD con todas las cosas. No importa cuál sea la técnica que se utilice para “meditar” (a lo cual muchos estudiantes dan tanta importancia), lo fundamental es entender qué es la meditación y a qué lleva…

            Comprender el significado de lo que es la MEDITACIÓN es más importante que cualquier técnica de meditación, porque esa comprensión, esa CLARIDAD, prepara a la mente para la meditación, deja a la mente al ‘borde’ de la meditación.

            La meditación es sensibilidad y unidad con todo, y su “fruto” es mayor sensibilidad. Este despertar creciente de la sensibilidad es una prueba de que el sendero de la meditación ha sido el correcto.

            La adquisición de poderes psíquicos, extrasensoriales, como son la clarividencia, la clariaudiencia, el desdoblamiento astral, y tantos otros, nada tienen que ver con la verdadera MEDITACIÓN ESOTÉRICA, contrariamente a lo que muchos piensan o dicen…
            La adquisición de tales “poderes” psíquicos no es ninguna garantía de CONSCIENCIA DE UNIDAD, pues quien los obtenga por algún método o práctica, o los haya “heredado”…, puede estar aún sumido en ‘maya’ (ilusión) y estar presa aún de las tretas del ego inferior.

            La verdadera Meditación no produce ‘poderes’, ni el auténtico meditador los busca; sino que despierta, como ya dijimos, SENSIBILIDAD con el TODO, es decir: CONSCIENCIA DE UNIDAD, lo cual conlleva necesariamente la disolución del ego inferior, es decir, de la ilusión de la separatividad.

            El despertar de la sensibilidad es INTUICIÓN: Buddhi despertando en forma consciente en el peregrino. Esto es MEDITACIÓN, y no se logra por la práctica de alguna técnica meditativa en particular.

            No estamos diciendo que las técnicas no puedan ser útiles en cierta etapa del Sendero, sino que ocurre que la mente humana también se embota y herrumbra con las técnicas, por que por lo general las técnicas responden a método y repetición, y esto es contrario al verdadero espíritu de la meditación, el cual descondicionado y desestructurado.

Meditar a través de un método o estructura sería entonces un contrasentido de lo que la MEDITACIÓN es… Muchos estudiantes caen en esta ‘trampa’, y por años y décadas no salen de esa confusión.

MEDITACIÓN es paz, alerta y sensibilidad con el mundo ‘interno’ y ‘externo’, sin estructuras ni divisiones.

La meditación esotérica lleva “vidas” para su nacimiento y desarrollo, ya que se desprende de procesos evolutivos del alma.

 
Comenzamos esta transmisión diciendo que “energías doradas se mueven en el chakra cardíaco de la humanidad”, y que esas energías provienen de diversos ‘centros solares’; y luego hablamos de aspectos de la MEDITACIÓN ESOTÉRICA. Pues bien, ambos temas se relacionan, ya que las energías búdicas que van ingresando al corazón de la humanidad van produciendo un estado natural de meditación en todos aquellos que se abren al despertar interno y son dóciles a los cambios.

Esta ‘meditación natural’ y espontánea que estas energías entrantes a Urantia están manifestando en los fieles, forma parte de la “sensitividad” con la cual los estudiantes podrán empezar a aprender a “testear” por su energía, a cada cosa, objeto o ser con los que se pongan en contacto.

La sensibilidad y sensitividad que despierta con el camino de la MEDITACIÓN es integración consciente de BUDDHI, y se manifiesta como INTUICIÓN. Este es el aspecto interno que, al despertar y desarrollarse en el ser humano, lo hace capaz de “percibir”, “testear” las esencias, sin confusión. En tal estado de progreso el mundo de las palabras, conceptos e ideologías, ya no pueden más confundir al peregrino; por que HA ENCENDIDO SU PROPIA LUZ!, ha abierto los ojos del corazón a la Esencia!

Que este despertar renueve vuestras almas!

Y así será!...

VUESTRO SOL